jueves, 24 de noviembre de 2016

LAS NOCHES EN LAS QUE EL CIELO ERA DE COLOR NARANJA



Título: Las noches en las que el cielo era de color naranja


Autora: Cristina Prada


Editorial: Esencia


Páginas: 404


Fecha de publicación: 6 de octubre de 2016


Sinópsis: Sophie Silver es una chica normal que lleva una vida de lo más normal. Trabaja como camarera, pero su ilusión es ver publicada su primera novela. Lo más emocionante de su día a día lo protagoniza su amiga Sarah, quien acaba de recibir una beca de periodismo para marcharse a Kosovo, un país que, en pleno 2008, tiene mucho que contar.  

Reese Montolivo, el chico del millón de dólares de la cadena de televisión ABC, ha visto demasiadas cosas que le impiden sentirse bien consigo mismo. Es arisco, arrogante, exigente y está desencantado del mundo. Ésa es su fachada y, aunque muchas chicas se empeñen en creer lo contrario, no hay nada más.

Cuando las cosas se tuercen para Sophie en Nueva York, decide empezar de cero y viajar hasta Kosovo con Sarah, sin imaginar todo lo que encontrará allí.

Sophie y Reese jamás sospecharon cuánto cambiarían sus vidas el día en que se encontraron por casualidad en Bryant Park. Ambos lucharán, sufrirán, reirán y tomarán las decisiones más difíciles de sus vidas. Todo por el sexo más increíble, salvaje y adictivo que hayan experimentado jamás. Todo por una historia de amor que los marcará para siempre. Todo en las noches en las que el cielo era de color naranja.





En primer lugar agradecer a la editorial el envío del ejemplar para reseñar.

He tenido que dejar pasar un día después de terminar la lectura para poder escribir la reseña. Y es que esta novela me ha dejado los sentimientos a flor de piel.
 
Conocí el primer libro de Cristina “Todas las canciones de amor que suenan en la radio” por casualidad. Decir que lo devoré es quedarme corta. No pude soltarlo hasta que terminé el tercero y por tanto la trilogía. ¡Y que emoción cuando anuncio esta novela! El título, la sinopsis, la portada...todo apuntaba a que me enamoraría una vez más al leerla.


Y así ha sido. El libro esta contado en primera persona por Sophie, una joven de 26 años con aspiraciones a escritora romántica, que paga sus facturas trabajando de camarera. Sophie es joven, dulce, a simple vista ingenua, con un defecto que la hace más auténtica y humana que muchas protagonistas femeninas de novelas románticas, pero es valiente y no duda en luchar con uñas y dientes por la persona que ama.


Una mañana de primavera, por casualidades de la vida, se desvía de su camino habitual al trabajo y, atravesando Bryant Park, conoce a un buenorro con unos ojazos increíblemente azules que son capaces de anular por completo su voluntad. Y es que Reese Montolivo es " el pecado hecho hombre", y desde el primer momento deja bien patente su carácter arrogante, frio y controlador. Sophie se debate internamente entre mandarle a paseo o caer rendida a sus pies. Dos encuentros más con el son suficientes para que Sophie se dé cuenta de que ese idiota mandón pero irresistiblemente sexy no es bueno para ella. Pero es como evitar que la polilla vaya a luz.


Y es cuando su mejor amiga desde la infancia Sarah se va a Kosovo con una beca de periodismo cuando el mundo de Sophie se viene abajo: ya no van a publicarle su novela y las jornadas de autores noveles en las que iba a participar han desestimado su candidatura. Así que sin pensárselo mucho, decide irse a Kosovo con Sarah en busca de aventuras para escribir un gran libro.


Reese, pese a ser guapo entre los guapos, es aparentemente egoísta, maleducado, prepotente, arrogante, a veces incluso inaguantable. Y digo aparentemente porque es todo fachada. Llevaba mucho tiempo sin encontrar un protagonista masculino con un grado de humanidad tan alto. 

Y es que tras esa fachada dura, se esconde un hombre amigo de sus amigos, valiente, que no dudaría en morir si con ello salva a otra persona, y que ama con una intensidad tan grande que te hace suspirar de anhelo.

Cristina, le has dotado de una personalidad simplemente arrolladora, y sinceramente te digo que te va a costar crear otro personaje masculino que logre superarle.


Este libro ha despertado multitud de emociones en mí. He reído, he llorado, he odiado a Reese, me he enamorado de él para volver a odiarle, y así innumerables veces. Porque en esta novela Cristina nos hace ver que lo que nos parece importante no lo es tanto, que la vida es efímera y que lo que no digas hoy tal vez no puedas expresarlo mañana.  Ha conseguido lo que pocas autoras han logrado hasta ahora en mí: me he sentido Sophie, he empatizado con ella mientras leía cómo nos contaba su historia, como sabía que ese amor era imposible, y aun así no ha dudado en exponer su vida por la persona a la que ama y dar lo mejor de sí misma.


Si leéis la contraportada de la novela, encontrareis en letras bien grandes que es una novela romántico-erótica, pero es más que eso. Es una oda a la vida, una denuncia de las injusticias, de las desgracias que trae intrínseca una guerra, del sufrimiento de las  víctimas, de lo poco que se hace desde otros países para ayudar. Es la historia de amor más real y romántica que he leído nunca.


Y sí, hay sexo, pero tratado con una elegancia impropia del género erótico, con las escenas justas, en los momentos precisos, y que enriquecen la historia. Porque cuando Sophie y Reese están juntos, lo que lees no es una escena de cama más. Es amor, del verdadero, porque cada uno sabe lo que el otro necesita y se lo da sin necesidad de que haya palabras de por medio.


Otro punto a destacar son los personajes secundarios, imprescindibles todos ellos, que nos ayudan a conocer mejor a nuestros protagonistas y forman parte muy importante en la trama.


Y no puedo terminar sin decir que el artículo de Reese me hizo llorar. Sí. Lloré. Porque abre su corazón y cuenta todo lo que hemos querido saber desde la primera página: sus sentimientos. Por eso creo que esos dos últimos capítulos, narrados por Reese, son los mejores.


Creo que queda patente mi recomendación hacia este libro, y desde aquí quiero dar mi más sincera enhorabuena a Cristina Prada: gracias por esa multitud de sentimientos que consigues despertar en mí con tus historias. 

4 comentarios:

  1. Pedazo de reseña, sincera y con mucho sentimiento. Apuntado queda en mi lista

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Monica. Me costó mucho reflejar en palabras lo que me habia hecho sentir el libro. Cuando lo leas comentamos. Besotes.

      Eliminar
  2. Preciosa reseña. Ahora me apetece mucho leer el libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Kris. Estoy segura de que cuando leas el libro te va a encantar. Ya me lo diras y lo comentamos. Besos

      Eliminar